seguridad-niños-piscina_thecoolpool

 

En la piscina, los más pequeños se divierten, se socializan, hacen deporte y desarrollan sus habilidades psicomotrices. No obstante, si las familias con niños quieren que su piscina sea un auténtico oasis de diversión y bienestar, es conveniente tomar ciertas medidas que incrementen la seguridad, la calidad del agua y la accesibilidad de la instalación.

 

AA029008, nen a dins la piscina, amb flotador taronja, i taques a la pell sombres gotes d'aigua. Sembla que tingui la varicela

Piscinas más seguras

Para evitar sustos, una de las mejores opciones es instalar una cubierta rígida. Estos mecanismos cuentan con láminas flotantes que, en caso de caída, pueden soportar el peso de varias personas. Además, al evitar las pérdidas por evaporación, las cubiertas también aportan un gran ahorro energético y de agua.

Otra solución es instalar vallas de seguridad, que impidan el acceso al agua de los menores sin supervisión. Actualmente, en el mercado existen vallas de diseño minimalista, con paredes de policarbonato transparente que quedan perfectamente integradas en el entorno.


Piscinas más saludables

Algunos productos químicos para desinfectar la piscina pueden ser nocivos para los más pequeños, especialmente aquellos con piel sensible. La electrólisis salina es un sistema de desinfección más natural, que controla el pH del agua y evita el mal olor y las irritaciones en ojos y piel.

Por otra parte, determinados desinfectantes irritan las vías respiratorias, algo especialmente perjudicial para los menores con asma. En estos casos, aunque la natación es un deporte muy recomendable para los afectados por enfermedades respiratorias (incrementa su capacidad pulmonar), es recomendable elegir
productos desinfectantes sin cloro.


Piscinas más accesibles

Que los niños puedan salir y entrar de la piscina con comodidad es fundamental. Una escalera antideslizante instalada correctamente garantiza que éstos puedan salir del agua de forma rápida y sin realizar sobreesfuerzos.

Por último, las rampas y los elevadores son sistemas eficaces para facilitar el acceso al agua de los pequeños con movilidad reducida.