Electrólisis Salina

La electrólisis salina es un sistema de desinfección del agua de la piscina mediante procesos electrolíticos de cloro a partir de una solución salina del agua. Es decir, el hipoclorito sódico como elemento desinfectante, se consigue gracias a la electrólisis producida en el agua debido a la concentración de sal que hay en ella mediante corrientes de electricidad en un circuito cerrado. Gracias a su capacidad desinfectante, oxidante y residual no es necesario añadir ningún tipo de desinfectante químico adicional al sistema, lo que permite también automatizar el proceso, aumentar la seguridad de los trabajadores y usuarios de la piscina al reducir la manipulación de productos químicos y eliminar los elementos nocivos del cloro y sus habituales molestias a los usuarios.

La electrólisis salina es un principio simple que se parece al comportamiento del mar y su ecosistema. En su funcionamiento, hay que tener en cuenta los siguientes conceptos:

– El agua de la piscina está ligeramente salada a 4 g/l ( 9 veces menos que el agua del mar ).
– Por la electrolisis a través de la célula, la sal se transforma en cloro gaseoso, un potente desinfectante que se disuelve al instante en el agua.
– El cloro gaseoso destruye todos los microorganismos en la célula y aporta al vaso de la piscina un nivel correcto de cloro libre.
– El cloro activo se elimina bajo el efecto de los rayos ultravioletas solares, se renueva constantemente  por la célula sin que sea necesaria ninguna intervención.
– Para el correcto funcionamiento de la electrolisis, el pH de la piscina debe mantenerse entre 7,2 y 7,4. De este modo se consigue tener un agua equilibrada, imprescindible para que el proceso se realice correctamente.
– Para contribuir a mejorar el nivel de calidad del agua, se debe realizar una correcta filtración, adaptada a las necesidades de la piscina.
– Finalmente, se recomienda la instalación de cloradores salinos en piscina donde el agua es muy dura o el mantenimiento es escaso. De ese modo, se conseguirá mejorar la eficacia y la tranquilidad en el tratamiento del agua.

Beneficios y Ventajas

– Solo añadimos sal a la piscina.
– Concentración de sal similar a la de una lágrima.
– Evitamos el uso y manipulación de productos químicos.
– Desaparición de  las irritaciones en piel, ojos, etc…
– Eliminación del olor a cloro.
– No daña ni el pelo ni la ropa de baño.
– Genera un ambiente más limpio en la piscina.

Sostenibilidad y ahorro

– Permite conservar el agua de la piscina durante un mayor período de tiempo con su consecuente ahorro en el coste de la factura del agua.
– La sal permanece en el proceso y se transforma con lo que conseguimos ahorro en la compra de productos químicos.
– Sistema respetuoso con el medio ambiente.
– Bajo consumo eléctrico de los equipos al utilizar fuentes electrónicas de última generación.
– El 90% de los costos en productos químicos de la piscina se eliminan.
– El coste de mantenimiento del equipo es mínimo.

 

¡ Su Piscina, nuestra reputación !

Para cualquier consulta o duda, póngase en contacto telefónico llamando al 977 159 042 y nuestro departamento técnico le dará la mejor solución en cada caso.

¡ Solicite su presupuesto sin compromiso aquí !